El equipo artesano d' Asie, continúa asegurando todos los repartos a domicilio.

0

Tu carrito está vacío

Descubre la historia y los secretos de las geishas.

Descubre la historia y los secretos de las geishas.

Geishas son parte de la cultura de Japón y fascinan a los occidentales. Su historia y sus rituales son muy ricos y merecen ser más conocidos. Aquí está algunos secretos de las geishas así como su origen.

geisha

Una profesión exigente

El papel de la geisha es ser anfitriona, especialmente en las casas de té. Debe dominar varias artes, incluido el canto, el baile y la música. Desde una edad temprana, las geishas se introducen en las artes tradicionales y aprenden a servir. el té respetando los ritos. No solo trabajan en casas de té. Sus servicios también son solicitados en banquetes y recepciones. El mundo de las geishas se ha asociado erróneamente con el de la prostitución.

De hecho, las geishas se consideran azafatas refinadas. Originalmente, era posible comprar su virginidad en un evento llamado mizuage. Sin embargo, el evento no necesariamente involucró sexo. Las geishas se especializan en el baile y se distinguen de otras geishas.

La geisha debe estar dotada de muchos talentos para recibir y entretener. También debe tener talento para la conversación, ya que debe hablar sobre literatura y poesía japonesas con los invitados. También sabe tocar varios instrumentos musicales, como la flauta japonesa, el okawa y el taiko. Ella tambien practica caligrafía y conoce ikebana. Su función principal es dominar todos los aspectos de la ceremonia del té.

Diferentes talentos

Al asistir a banquetes o fiestas en restaurantes, las geishas no atienden a todos. Los clientes deben saber comportarse de acuerdo con los códigos establecidos con las geishas y deben demostrar su capacidad de pago. Los clientes pagan tarifas de geisha. Si se retrasan en el pago, la propia dirección del restaurante es responsable de compensar a las geishas.

Las geishas bailarinas pueden mostrar sus habilidades en festivales de danza. Allí también ofrecen representaciones de teatro kabuki. Las geishas no reciben salario por estas manifestaciones. Más bien, es un marca de prestigio y una oportunidad para darse a conocer.

Inicialmente, el aprendizaje lleva mucho tiempo para dominar todas estas disciplinas. Los candidatos reciben diferentes nombres según la etapa en la que se encuentren. Cuando comienzan a una edad temprana, son shikomis, al servicio de las geishas para las que realizan las tareas del hogar. Observan a sus superiores para aprender los fundamentos de su futura profesión.

Cuando comienzan su formación artística, las chicas se llaman minarais. Empiezan a trabajar en casas de té, donde conocen la ceremonia. Luego, cada niña está bajo la protección de una geisha que le enseña todas las facetas de su arte. Tras un examen y una ceremonia especial, la aprendiz acaba siendo recibida como geisha.

La ciudad de los Gaishas

Cuando se crea la profesión, las geishas viven en los barrios que se les asignan. Se encuentran principalmente en Kioto, que es tradicionalmente la ciudad de las geishas. Aquí es donde aparecieron por primera vez. Están vinculados a un okiya, o una casa de geishas, ​​donde no necesariamente viven. Hoy en día, las geishas todavía pueden vivir en una okiya, al igual que pueden vivir en su propio alojamiento.

Tokio es otra ciudad importante para las geishas. Presenta un festival de danza en el que participan. La mayoría de las geishas de la ciudad viven de forma independiente, y la okiya a la que están vinculadas solo sirve como enlace entre ellas y sus clientes.

Si la geisha vive en una okiya, la okiya le proporciona alojamiento y kimonos para la práctica de su arte mientras ella paga parte de su salario a cambio. Si vive de forma independiente, tiene que comprar los kimonos ella misma, pero se queda con todas sus ganancias.

La geisha necesita un protector que la ayude a tener mejores ingresos y a obtener más compromisos. Este es un hombre rico que le da regalos sin dejar de pagarle por sus servicios. Este protector se llama el danna. Una ceremonia consagra su asociación. Originalmente, esta relación implicaba implícitamente el sexo.

Se supone que las geishas no deben tener relaciones románticas con sus clientes. Los que se casan deben dejar la profesión.

Durante los primeros siglos de ejercicio de la profesión, la futura geisha fue vendida por una familia pobre para ser entrenada. Hoy en día, la profesión se practica de forma voluntaria. Ya no es necesario entrar en una casa de geishas desde la infancia. Incluso si el aprendizaje sigue siendo largo, los jóvenes candidatos ahora son mejor tratados por sus superiores, ya que la profesión atrae menos que en el pasado.

La historia de las geishas

Las geishas comenzaron a aparecer con la apertura de casas de té en distritos de placer en Japón en 1712. Las geishas heredaron su arte de taikomochi, animadores que podrían asociarse con bufones europeos. Son en primer lugar los hombres los que se encargan de amenizar las casas de té con canciones y música.

Fue en 1750 cuando las mujeres se integraron a la profesión y pronto se volvieron más numerosas y con mayor demanda que los hombres. Desde principios del siglo XIX, las geishas eran todas mujeres. La nave fue formalizado en 1779 y la ley diferencia entre prostitutas y geishas. Las leyes se han modificado a menudo y los distritos de placer a veces se han cerrado, pero la profesión se ha mantenido anclada en las costumbres japonesas.

La confusión entre geishas y prostitutas es que las dos prácticas tuvieron lugar en los mismos barrios, conocidos como distritos de placer. Incluso podrías encontrarte con los dos en las casas de té. La distinción también ha sido difícil de entender para los occidentales debido a la relación especial entre la geisha y su rico protector. Se trata principalmente de mecenazgo, ya que las geishas son artistas que necesitan financiación.

Incluso hoy en día, la ayuda de un patrón suele ser esencial para la geisha. Se estima que un kimono de geisha de calidad puede costar entre $ 30,000 y $ 80,000. Si añades los costes de maquillaje, accesorios y formación, es fácil entender que la geisha no tiene más remedio que recurrir a un protector.

Durante la Segunda Guerra Mundial se interrumpió el ejercicio de la profesión de geisha. Las mujeres debían participar en el esfuerzo de guerra. Trabajaron en fábricas mientras los hombres estaban en combate. Después de la guerra, la profesión se pudo volver a practicar. El número de geishas disminuyó durante este tiempo. Los números aumentaron algo en el siglo XXI. Hoy en día, solo quedan alrededor de 200 geishas en esta profesión en Japón.

Algunos secretos de las geishas

El mundo de las geishas esconde varios secretos ligados al ejercicio de la profesión desde sus orígenes. Por ejemplo, el kimono que usan las geishas tiene un significado especial. Cuando la geisha se sube un poco más la manga de su kimono, es por seducción.

los La composición de la geisha también tiene un significado simbólico.. El maquillaje tiene como objetivo, entre otras cosas, preservar el anonimato del artista mientras lo hace misterioso. La geisha no debe marenarse completamente su cuello y dejar ver un poco el color de su piel. Los labios están totalmente teñidos. La cara debe ser blanca. El rubor se aplica sobre una capa de aceite. El maquillaje está hecho de arroz en polvo.

Las geishas a menudo son ayudadas por un maquillador o su superior cuando comienzan el trabajo. La operación requiere mucha precisión. Estos incluyen cubrir los labios, mejillas y contornos de ojos en rosa y rojo.

El peinado de las geishas también debe ser objeto de especial atención. Se supone que dure una semana. Un peluquero especializado se encarga de ello. Una vez que el peinado está completo, las geishas duermen en un reposacocos para mantenerlo en su lugar. El peinado es un bollo tradicional. el bun es diferente dependiendo del nivel de aprendizaje candidatos a la profesión han logrado. Las geishas más antiguas tienen su propio bollo distintivo.

Incluso si la práctica se ha modernizado, las geishas todavía deben obedecer ciertas reglas vinculantes. Como resultado, no se les permite comunicarse por ordenador o teléfono. Deben hablar oralmente con las personas con las que hacen contacto o se comunican escribiendo cartas.

La geisha a menudo recibe confidencias de sus clientes. Por supuesto, está ligado por el secreto profesional. El hecho de que a menudo trata con clientes grandes y ricos hace que sea esencial mantener el secreto. Sin embargo, algunos publicaron sus memorias una vez que se retiraron, compartiendo algunos detalles embarazosos sobre la vida de personajes prominentes.

 

 


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.